HARRYFICS

Escribe y lee los mejores fanfics de Harry Potter y otras historias relacionadas con el mundo fantástico. Atrévete a superar cada una de las pruebas que podrán convertirte en un auténtico en un Gryffindor, Slytherin, Hufflepuff o Ravenclaw. ¡Entra ya!
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 HARRY POTTER Y EL CANDELABRO DE SALEM (HP Y HG)

Ir abajo 
AutorMensaje
chikca

avatar

Mensajes : 5
Fecha de inscripción : 15/01/2009

MensajeTema: HARRY POTTER Y EL CANDELABRO DE SALEM (HP Y HG)   Jue Ene 15, 2009 11:41 pm

BUENO SOY NUEVA EN ESTO DE LOS FICS ME LLAMO CARMEN SOY DE HONDURAS, ESTA HISTORIA SE RELATA EN EL QUINTO AÑO DE HECHISERIA DE HARRY EN HOGARST ES MUY APEGADA A LA MAGIA AL FIN Y AL CABO DE ES0 SE TRATA ESPERO QUE LES GUSTE.

Harry Potter y el candelabro de Salem

Iº capítulo
La llegada de Ron a Privet Drive
El timbre sonó unas cientos de veces antes de que tío Vernon llegara a la puerta con mucha desgana, murmurando algo entre dientes.
-¡YA VA, YA VA!-bramó, mientras Harry lo adelantaba a toda velocidad. Cuando este abrió la puerta, unos segundos antes de que su tío llegara hasta la él, la señora Weasley admiraba con entusiasmo la alfombrilla en la que se podía leer Welcome, y su marido mantenía pulsado el botón del timbre, que aún sonaba, y que había conseguido que muchos de los aburridos vecinos de los alrededores se asomaran. Como casi todos los magos, los señores Weasley no conocían muchas de las costumbres de los muggles, es decir, de los no magos.
-Puede soltar ya, señor Weasley-le indicó Harry.
-Nunca había visto uno de estos, ¿para qué valen?-preguntó interesado el padre de Ron
-No precisamente para llamar la atención del vecindario-respondió con desprecio tío Vernon-. Entra-le ordenó a Ron-, y tú, llévale las maletas a tu habitación. A tío Vernon no le hacía ninguna gracia que un mago se quedara a pasar el resto del verano en su casa, más que nada, porque la familia de ese chico le había hecho un estropicio en su chimenea el año anterior, pero Harry había amenazado con mandarle una carta a su padrino, el supuesto asesino Sirius Black, y tío Vernon había cedido. Por otro lado Harry no había podido irse a casa de Ron porque, por algún motivo, con relación a Voldemort, estaba más seguro en la casa de los Dursley que en ningún otro sitio.
Ron se despidió de sus padres, y entró curioso en el número 4 de Privet Drive. El señor Weasley abrió la boca para despedirse del incómodo tío Vernon, pero este le cerró la puerta en las narices. Los dos amigos comenzaron a subir peldaños a toda prisa, sin detenerse a mirar a Dudley, que se escondía en la alacena de debajo de la escalera, en la que había dormido tantos años Harry. En la habitación, Ron se tiró de golpe en la cama.
-Me tienes que enseñar todos esos juguetes muggles que tiene tu primo.
-Claro, ven, te enseñaré la consola de video-juegos.
Harry se arrodilló al frente de un mueble bajo que había en un rincón, el cual sostenía sobre él una televisión. Ron se acercó a su amigo, que en ese instante sacaba unos mandos de colores de un cajón.
-Es una Mega-mutilation, tercera generación, Dudley estuvo a punto de tirarla por la ventana la semana pasada, porque le compraron la Hiper-Games 3.000, siempre que le regalan una nueva consola tira la antigua por la ventana, es una tradición-corroboró.
Harry le explicó con detalle a Ron para que servía cada botón del mando, y estuvieron jugando una rato con diversos juegos hasta que la voz de tía Petunia resonó en toda la habitación.
-¡Bajad a cenar!¡AHORA! Harry y Ron bajaron precipitadamente por las escaleras, y corrieron hasta la cocina, en ella, tía Petunia cocinaba algo
que olía bastante bien. Un chico con cara de cerdo con peluca que medía más de ancho que de alto engullía una gran rosquilla de chocolate. Hasta hacía unos meses, Dudley había estado a dieta, porque no podían proporcionarle un uniforme de su colegio a su medida, pero su sufrimiento ya había acabado, gracias a que tía Petunia había contratado a una modista para arreglarle el traje colegial.
-Hola-se limitó a decir Harry, y se sentó con Ron a la mesa. Ipso facto, Dudley se cubrió la rabadilla, como hacía siempre que un mago se le acercaba, a causa de que el día que Harry supo que era un mago, Hagrid, que fue quien se lo comunicó, le puso un rabito de cerdo. Cenaron pastel de carne y riñones, y como postre una gran tarta, capricho de Dudley, aunque a Harry y a Ron sólo les dejaron probar un mordisco. Los dos magos subieron a la habitación, y mientras hacían las camas se pusieron a conversar.
-¿Y por qué no ha venido Hermione?-preguntó Ron estirando el cubrecolchón.
-No ha podido.
-¿Por?
-No se lo pregunté-respondió Harry mientras Ron con el entrecejo fruncido, extendía una sábana por la cama a medio hacer-. Oye... ¿te puedo confiar algo?
-¿Tú qué crees?
-Bien... ¿recuerdas que me gustaba Cho?-Ron asintió-¿y recuerdas que Hermione me dio un beso en la mejilla para despedirse de mí en el andén nueve y tres cuartos?-Ron volvió a asentir-pues...-Harry se sentó en el suelo y apoyó la cabeza en las manos, suspiró, y luego añadió-desde ese día la veo de otra forma.
-¡¿Hermione?!¡¿te gusta Hermione?!
-¡Eh!, para el carro, solo he dicho que la veo de otra forma.
-No me lo trago, además ¡te estás poniendo colorado!
-Eh... yo... no...
-¡Te gusta Hermione!¡te gusta Hermione!¡te gusta Hermione!-dijo Ron en tono burlón.
-Vale, vale, lo admito, me gusta un poco. Ron continuó haciendo su cama pero de vez en cuando canturreaba:
-Te gusta Hermione, te gusta Hermione. A lo que Harry respondía con un merecido almohadazo, se volvía a poner colorado, y empezaba a perseguir a Ron por encima de las camas, que se deshacían. Cuando consiguieron terminarlas se metieron cada uno en la suya y se dispusieron a dormir.
-Harry-dijo Ron cuando su amigo estaba ya apunto de empezar a soñar-¿has pensado en Lord Voldemort?
-Mucho, ¿y tú?
-Sí. Harry se dio la vuelta y cerró los ojos, no quería hablar de eso. A las siete en punto el despertador de Harry, o mejor dicho, el antiguo despertador de Dudley, empezó a

pitar estruendosamente, Ron pegó un salto y se puso a gritar.
-¡Harry!, ¡esa... esa cosa!
-Oh vamos, solo es un despertador.
-¿Un... un qué?
-Despertador, Ron, sirve para levantarte a una hora determinada.
-Ah. Harry se tapó con la almohada la cabeza, tenía mucho sueño.
-¿Qué hora es?-preguntó Ron.
-Las...-Harry echó un vistazo a su antiguo reloj de pulsera-¡¿las nueve y media?! Eso es imposible, si todavía no ha amanecido-pero se acordó de que el reloj se le había estropeado el año anterior, así que miró el despertador, y luego añadió-en realidad son las siete y cinco.
-¿Por qué no nos levantamos ya?
-Sí, vamos a darnos una ducha. Los dos chicos recorrieron el pasillo hasta llegar al frente de la puerta del cuarto de baño. Cuando Harry la abrió, él y Ron soltaron un tremendo grito, y cerraron la puerta de golpe. Habían visto a Dudley desnudo. El gran cerdito salió del cuarto de baño con una inmensa toalla que le cubría de la cintura hacia abajo, se detuvo y observo como su primo y el amigo de este se partían de la risa en el suelo. Al verlo tan parado y mirándolos de aquella manera, Ron paró de reír le miró sombríamente, le señaló con el dedo meñique y dijo:
-¡Bramnerius, ocasiumisium, cataclismus!-lo que hizo que Dudley saliera despavorido agarrándose el trasero con fuera. A los dos les volvió a entrar la risa. A partir de aquel momento, cada vez que Harry y Ron entraban en alguna habitación de la casa en la que se encontrara Dudley, este salia de ella a toda prisa y se ocultaba en cualquier rincón que encontraba, cierto es, de todos modos, que si Harry o Ron hubieran intentado encontrarle les habría resultado extremadamente fácil, ya que se escondiera en donde se escondiera siempre había al descubierto alguna parte de su ancho cuerpo.
IIº capítulo
Atenea y el Candelabro
Hacía ya dos escasas horas que Harry había cumplido quince años, pero él y Ron no se habían enterado; estaban profundamente dormidos. De repente algo picoteó las mejillas de Harry, era Hedwig, su lechuza mensajera. Cuando Harry abrió los ojos se encontró con que Errol, la vieja lechuza de Ron, descansaba en el alfeizar de la ventana, y Pigwidgeon, la nueva, zumbaba cerca de la lámpara del techo, y supuso que los paquetes que había encima de la mesa los habrían traído ellas. Harry despertó a Ron, el cual antes de abrir los ojos le pegó un manotazo. Después se disculpó y le felicitó. Pigwidgeon empezó a revolotear sobre su cabeza, y Ron la atrapó en su mano y le echó una buena regañina. Mientras lo hacía, otra lechuza entró por la ventana abierta. Era completamente negra, con unos ojos del color de la yema de los huevos, y mirada astuta. Llevaba atado en la pata izquierda un sobre, y en la derecha un paquete. La hermosa lechuza dejó el paquete junto a los otros, se apoyó en el hombro de Harry y levantó la pata de la que colgaba la carta. Harry cogió el sobre y lo abrió; en seguida reconoció aquella letra, era la de Hermione. Harry comenzó a leer en voz alta: Querido Harry.¿Qué tal te lo estás pasando con Ron?, espero que los muggles no os estén acarreando demasiados problemas. Lamento mucho no estar allí con vosotros, pero han surgido algunas cosas y no he podido ir. Casi se me olvida ¡FELICIDADES!. Deseo que te guste mi regalo, y creo que te será muy útil este curso. Abrazos y besos para los dosHermione P.D.: Atenea es mi nueva lechuza ¿os gusta? Harry dobló la carta y la metió en el sobre. -¡Rápido, abre el paquete!-gritó Ron entusiasmado. -¡Shhh!-chistó Harry-se van a despertar mis tíos. Mientras Harry desenvolvía el gran paquete, un colorido pájaro tropical dejó caer a su lado otro regalo. Ron le quitó al pájaro la carta de la gran zarpa y empezó a leer. Harry:¡Felicidades!. ¿Qué tal estás? Espero que bien, de todas formas si tienes algún problema mándame una carta en seguida. ¿Está Ron contigo?, si es así salúdale de mi parte. Ojalá que te guste mi regalo. Se despide con un fuerte abrazoSirius P.D.: No pienses demasiado en Voldemort. Harry continuó desenvolviendo el regalo de Hermione. Ron se llevó una mano a la boca cuando el contenido del paquete quedó al descubierto. -¡Un equipo completo de Quidditch!-susurró entusiasmado Harry-Hermione es genial... -Te gusta Hermione, te gusta Hermione-volvió a canturrear Ron. -Ja, ja-dijo sarcástico Harry. -Abre ya el regalo de Sirius-le ordenó Ron-me muero de impaciencia. Harry le hizo caso al instante. Estaba deseoso por saber que le había regalado Sirius. Harry despedazó el papel en el que estaba envuelto el pesente, y dejó a la vista una caja de cartón. La destapó y en su interior encontró un candelabro de oro blanco con unas velas negras algo gastadas. Ron se asomó por encima del hombro de Harry para saber que era lo que había en la caja. -¡Un Candelabro de Salem!-se impresionó Ron-ahí hay un sobre, ábrelo. El sobre contenía un pedazo de pergamino en el que se leía: Esto era una de las posesiones más queridas de tu padre, si Ron está contigo, ya te habrá informado de que es un Candelabro de Salem. La leyenda cuenta que fue creado por una bruja muy poderosa en aquellos tiempos llamada Betsabeth Waterson, y que solo hay trece ejemplares en todo el mundo. Los únicos que conocían la utilidad de este instrumento eran tu padre y Lupin, así que supongo que tu también la conocerás pronto. Tu padrino Sirius Black. Harry agarró el Candelabro con fuerza y lo acaricio. -Así que esto perteneció a mi padre... -Harry, ahí ponía que sabrás para que sirve el Candelabro en este curso...

-Entonces...-dijo entusiasmado Harry-eso quiere decir que Lupin volverá al colegio... ¡genial! Después de estar un rato observando el precioso candelabro, continuó abriendo los otros regalos. Fred y George también le habían enviado un regalo; este contenía algunos de los Sortilegios Weasley, entre ellos varitas falsas, galletas de canario, o caramelos longuilinguos. La señora Weasley le había remitido, como siempre, un gran pastel de cumpleaños. Y Hagrid, bueno, él era un caso perdido; le había mandado un pequeño huevo de escreguto de cola explosiva, y algunos pasteles caseros, que Harry prefirió dejar apartados. Ron y Harry siguieron durmiendo después de haberle contestado a Hermione y a Sirius. Harry soñó con su padre y con su madre, y también con Lord Voldemort. En el sueño, o mejor dicho la pesadilla, aparecía lo que siempre recordaba cuando los dementores estaban cerca suya; moría su padre, su madre suplicaba, y después, la fuerte luz verde del Avada Kedavra. Cuando el mal sueño terminó continuó soñando, lo único que recordaba algo nítido, era a Hermione arreglada como en el baile, diciéndole algo, pero Harry no sabía qué era ese algo, después llegaba Cho, y le preguntaba porque no había salvado a Cedric. Puesto a eso, Harry despertó con unas tremendas ojeras. Ron se había levantado con el pie izquierdo, y estaba insoportable, y a Hedwig le había molestado que Errol durmiera en su jaula, pero sobre todo que Harry le hubiera obligado a dejar beber a Pigwidgeon de su bebedero. Ron estuvo toda la mañana mosqueado y jugando con la video-consola, y Harry aprovechó para terminar unos cuantos deberes que le quedaban por hacer. A media tarde, a Ron ya se le había pasado el enfado matutino, y hablaba con Harry sobre su uniforme del colegio, que le estaba ya algo corto, y su madre se lo estaba arreglando. Entonces un gran búho real pardo golpeó la ventana.
-Es uno de los búhos de Hogwarts, voy a abrir-dijo Ron, y se acercó a la ventana. El búho llevaba sendos sobres en las patas, uno remitido al señor Harry Potter, y otro para el señor Ronald Weasley. Era la común carta de Hogwarts con los libros necesarios para cada curso, en ese caso para quinto.
-¡Oh no!, aquí pone que tenemos que volver a llevar las túnicas de gala, bueno, al menos Fred y George me regalaron una nueva con el dinero que sacaron de la apuesta de los Mundiales de Quidditch. En realidad, los gemelos se la habían regalado con el dinero que había ganado Harry en el Torneo de los tres magos, que ese año habían sido cuatro...
-¡¿Un bañador?!-exclamó Harry sorprendido leyendo la lista-¿Hogwarts tiene piscina?
-Que yo sepa no-dijo Ron, y luego se encogió de hombros. Harry y Ron le enviaron la carta a la señora Weasley, para que les comprara lo necesario para comenzar el curso el uno de Septiembre.

LES GUSTO????
SI LES GUSTO Y QUIEREN MAS TIENEN QUE ENVIARME MUCHOS COMENTARIOS Y SI NO PUES NO HAY MAS HISTORIA.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dreamer_7



Mensajes : 10
Fecha de inscripción : 15/01/2009

MensajeTema: Re: HARRY POTTER Y EL CANDELABRO DE SALEM (HP Y HG)   Lun Feb 09, 2009 9:52 am

Lo estoy leyendo en el otro foro, pero igual me paso para decirte que está buenísimo y que espero que lo sigas pronto Smile
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
NatyHyH



Mensajes : 2
Fecha de inscripción : 21/02/2009

MensajeTema: Re: HARRY POTTER Y EL CANDELABRO DE SALEM (HP Y HG)   Sáb Feb 21, 2009 10:49 pm

Hola!!!!!!!!!!!
Esta muy interesante tu historia ojala que la continues muy pronto.
Me muero de ansias por seguir leyendo tu historia.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: HARRY POTTER Y EL CANDELABRO DE SALEM (HP Y HG)   

Volver arriba Ir abajo
 
HARRY POTTER Y EL CANDELABRO DE SALEM (HP Y HG)
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» HARRY POTTER Y EL PRISIONERO DE AZKABAN, J.K. Rowling
» votaciones reto Fan Art Harry Potter
» Fofucho Harry Potter
» La tercera generación y una nueva historia (Harry Potter fanfiction)
» La bufanda de Harry Potter

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
HARRYFICS  :: FANFICS DE HARRY POTTER :: TEMPORAL/PAREJAS-
Cambiar a: