HARRYFICS

Escribe y lee los mejores fanfics de Harry Potter y otras historias relacionadas con el mundo fantástico. Atrévete a superar cada una de las pruebas que podrán convertirte en un auténtico en un Gryffindor, Slytherin, Hufflepuff o Ravenclaw. ¡Entra ya!
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Hermione "La vida sin Harry"

Ir abajo 
AutorMensaje
Dreamer_7



Mensajes : 10
Fecha de inscripción : 15/01/2009

MensajeTema: Hermione "La vida sin Harry"   Jue Ene 15, 2009 11:20 pm

Hermione suspiró y entró en su oficina. Otro día de trabajo más, igual que todos los días. A pesar de que siempre les aseguraba a todos que era eso lo que quería, no estaba segura de estar haciendo lo correcto. Se sentía vacía. Pero, ¿qué se suponía que debía hacer? A pesar de que extrañaba el mundo mágico en el que había vivido en su adolescencia, y sabía que donde verdaderamente pertenecía era allí, ella sabía que, simplemente, no podía volver. No podía hacerlo, no si él no estaba allí. Y la verdad era que él nunca volvería.
Escuchó el ruido que alguien hacía cuando se aparecía.
-Hola, Ron-saludó automáticamente, ya que sabía de quien se trataba.
-Hola-respondió él-. Tengo que hablar contigo.
-Siéntate-lo invitó Hermione, sentándose detrás de su escritorio-. Pero-añadió al ver que Ron abría la boca para hablar-, si lo que vienes es a convencerme de que regrese al mundo de los magos, mi respuesta es no. Me va muy bien en el mundo muggle.
Ron suspiró impacientemente.
-¡No puedo creer que una hechicera diga semejante cosa! No puedes decir que te va mejor aquí, no entiendo cómo te las puedes arreglar sin magia. Eso es imposible.
-La verdad es que no. Puede resultarte difícil de comprender, pero eso es porque tú ya naciste en ese mundo. Yo descubrí que era una hechicera cuando recibí la carta de Hogwarts, a los once años. Incluso en ese entonces me costó creerlo.
-Todos los días en el Ministerio me preguntan por ti. Por supuesto, no les conté la verdad. Les dije que estabas de viaje. Tu puesto sigue vacante. Tú eres la única que puede ocuparlo.
-Simplemente… no puedo. Estoy feliz aquí.
-¿Cómo periodista en una revista de moda? De todos los lugares en los que podrías haber terminado, éste es el último que hubiera pensado. Estás malgastando tu cerebro-añadió Ron, con una risita.
Hermione le dirigió una mirada severa, pero luego se ablandó.
-Sé que no me entiendes, pero no puedo volver allí. No es que no quiera, no puedo. Aunque no lo creas, aquí hay muchas cosas que me distraen. Elegí ser periodista de moda porque no quiero escuchar hablar sobre muertes y cosas tristes. La moda es algo que me gusta y me distrae. También puedo ir al cine, ver tele, y hay computadoras, algo que no hay en el mundo mágico. Me distraen un montón, te sorprenderías todas las cosas que puedes hacer con ellas. Pero si vuelvo al mundo mágico, todo me recordaría a Harry…-Hermione se quedó sin voz, ya que tenía un inmenso nudo en la garganta- pero la verdad es que Harry… Harry no va a volver. Y si pienso en eso, siento que me falta el aire. Es muy doloroso, es más fácil no pensar. Por eso estoy aquí.
Ron la miraba con tristeza.
-No eres la única que extraña a Harry-afirmó Ron, con voz extraña-. Pero escapar no soluciona las cosas. Sé que no voy a hacerte cambiar de idea, pero voy a celebrar mi cumpleaños, y me encantaría que estuvieras conmigo.
Hermione dudó.
-No lo sé…
-Sólo es una noche. Va a ser una fiesta muy divertida. Por favor, hazlo por mí. Además hay muchas personas que te extrañan y quieren verte.
Al ver la cara de súplica que ponía Ron, Hermione aceptó.
-Perfecto. Entonces te veré este viernes a las 9 de la noche. Pero si puedes, ven antes. Mi mamá y mi hermana te extrañan muchísimo.
-Está bien.
Hermione no pudo menos de sonreír al ver el rostro de felicidad de Ron. Ron se levantó de la silla, dispuesto a irse.
-Ron-lo llamó Hermione-. Lo siento mucho. De verdad.
-No te preocupes-la tranquilizó Ron-. Sé por qué lo hiciste. Y te entiendo.
Le sonrió una vez más y desapareció.
Hermione pensó en que en tan sólo 2 días volvería a la Madriguera. Tenía muchas ganas de ver a los Weasley y a sus otros amigos del colegio, pero, al mismo tiempo, sabía que iba a hacer muy difícil. Estaría esperando la llegada de Harry toda la noche. Y después, una vez más, se daría cuenta de que él ya no iba a volver. Se había ido para siempre. Las lágrimas empezaron a rodar por sus mejillas. Y eso la asustaba. La asustaba mucho llorar porque eso significaba que vivía y que sufría. Pero ella nunca se permitía eso. Nunca pensaba en Harry. Cuando algún recuerdo o una idea relacionada a él se lograba infiltrar en su cabeza, desesperadamente buscaba hacer algo para acallar ese recuerdo. A la noche tomaba pastillas para dormir, porque sabía que sino lo hacía el rostro de Harry se le aparecería en la oscuridad. Por dentro tenía muchísimos deseos de verlo, pero cuando estiraba la mano en la oscuridad para acariciarlo, éste desaparecía. Y eso dolía más que todo.
Harry había muerto hacía un año. Había dado su vida para salvar a sus amigos y derrotar a Voldemort, al haber descubierto que era la única forma de vencerlo, siendo él el último Horcrux. Desde ese entonces, Hermione sentía que su vida había acabado. Todo lo que hacía, todo lo que había alrededor le recordaba a Harry. Por eso había vuelto al mundo muggle. Sabía que allí podría distraerse y no pensar. Más que un ser humano, se había convertido en una zombi. Pero ella estaba conforme con eso. Se había conseguido trabajo en una revista de moda, y se había volcado al trabajo y su vida giraba en torno a él. Todos estaban muy conformes con su trabajo y la dedicación que ponía, que lograba muy buenos resultados.
"Tengo que dejar de pensar en Harry", se dijo a sí misma. Rápidamente se secó las lágrimas y empezó a trabajar.


Hermione-le dijo Harry con voz temblorosa. Se podía notar que estaba muy nervioso-. Quiero…eh…hablar contigo.
-Por supuesto-aceptó Hermione, tratando de cambiar la expresión de preocupación que había en su rostro.
Harry sonrió muy nervioso. La verdad era que no tenía ganas de decir lo que iba a decir en ese momento, temía su reacción. Por otro lado, ya no lo podía seguir ocultando. Estaba en un peligro inminente. Ya había acabado con todos los Horcruxes (1) y el encuentro final con Voldemort estaba cada vez más cerca. Si le llegara a pasar algo, él necesitaba que Hermione lo supiera.
-Es…es muy difícil para mí decirte esto…no sé cómo vas a reaccionar y…
Hermione lo miraba muy confusa. Harry miró a su alrededor, preocupado de que Ron pudiera aparecer en la carpa (2).
-Harry, tú sabes que puedes contarme lo que sea-lo animó Hermione.
Harry se pasó una mano por la cabeza.
-Es que… tú no entiendes…siento como si estuviera traicionando a mi mejor amigo…
-¿A Ron?-Hermione estaba empezando a preocuparse.
-Sí…bueno, lo diré de una vez. No vale nada seguirlo atrasando…he descubierto que…yo… me enamoré de ti-Harry cerró los ojos. Luego los abrió lentamente, esperando la reacción de Hermione.
Ella se había quedado congelada. En ese momento entró Ron.
-¡Harry, creo que tenemos que irnos!-gritó Ron aterrorizado.

Hermione se despertó sobresaltada. Tenía lágrimas en el rostro. Había soñado con el momento más hermoso que había tenido en su vida, aunque ella se negaba a recordarlo. Fue horas antes de que Harry muriera.
Se sentó en la cama con una mano en el pecho, respirando profundamente. Era algo horrible, algo que no soportaba sentir. Recordaba la mirada implorante de Harry, esperando a que ella le dijera que también lo amaba. Pero ella no lo había hecho. Se había quedado estupefacta muy impresionada por lo que Harry le había dicho. No podía concebir que Harry se sintiera del mismo modo que se sentía ella. Tenía el maravilloso sentimiento de ser correspondida, y lo había echado a perder. Había perdido a Harry, no había sido lo suficientemente rápida como para decirle lo que sentía por él. Pero todo le fue arrebatado en un segundo, porque se fueron de ese lugar y no volvieron nunca más. Y Harry murió, y ella nunca tuvo la oportunidad de decirle que lo amaba. Era de lo que más se arrepentía en su vida. Ahora ya era muy tarde. Harry ya no la podía escuchar.
Hermione lloró silenciosamente. No quería despertar a su compañera de cuarto. Ya la había despertado varias veces en ocasiones anteriores por sus pesadillas.
¿Cuándo se iba a terminar todo aquello? Lo único que quería era tener ganas de vivir, tener un propósito. No podía estar su vida esperando a que llegara su muerte para poder estar finalmente con Harry. Pero parecía que lo estuviera esperando, como si transitara por la vida para tener ese premio por todo lo que había pasado.
Al mirar la hora, se sorprendió de que sólo faltara una hora para tener que levantarse para prepararse para ir al trabajo. Como sabía que no volvería a dormirse y necesitaba desesperadamente distraerse, decidió levantarse.
Ese día no iría en auto a la oficina, prefirió ir caminando, para despejar la mente. Pero no lo logró, iba perdida en sus pensamientos y chocó varias veces con otras personas. Pero, de repente, vio algo que le llamó muchísimo la atención. Entre las cabezas de la gente, dirigió un cabello oscuro, color negro azabache, alborotado en todas direcciones. Sin saber lo que hacía, comenzó a seguir a la persona entre la multitud, a pesar de que le llevaba media cuadra de ventaja, y chocando con una docena de personas en el camino. No sabía lo que hacía, sólo había una fuerza que la llevaba a seguir a aquel hombre. El corazón le latía violentamente. Se detuvo, lo había perdido de vista. Pero después lo vio, estaba en la otra calle. Se dio vuelta con una sonrisa en el rostro, y Hermione sintió una fuerte puntada en el corazón al ver los brillantes ojos verdes del amigo a quien amaba.


(1) Harry no sabía que él era el último Horcrux.
(2) Harry, Ron, y Hermione se encontraban en la misma carpa que aparece en los libros 4 y 7.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
chikca

avatar

Mensajes : 5
Fecha de inscripción : 15/01/2009

MensajeTema: Re: Hermione "La vida sin Harry"   Vie Ene 16, 2009 12:03 am

SIGUELO SIGULEO ME ENCANTA MAS QUE EL MIO SOLO SIGUELO PRONTO...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
chikca

avatar

Mensajes : 5
Fecha de inscripción : 15/01/2009

MensajeTema: Re: Hermione "La vida sin Harry"   Mar Ene 27, 2009 11:24 pm

tu eres belen cierto?

yo estoy leyendo tu fic aqui y en otro foro
y da la casualidad que en el otro foro tan bien fui la primera en escribirte

mira se que es dificil tener un fic en varios foro te lo dice alguien que pasa por eso
pero no debes dejarlo sobretodo cuando tienes lectoras aunque sea solo una

yo siempre te voy a madar post en los dos foros para datre animos

cuidate y bye... Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
jana1114



Mensajes : 3
Fecha de inscripción : 20/01/2009

MensajeTema: Re: Hermione "La vida sin Harry"   Jue Feb 05, 2009 12:19 am

cyclops huuuy, estaba tan perdida que no me habia dado cuenta de tu fic, está buenisimo, me encanta por que es una historia diferente.
sigue pronto
si puedes pasate por el mio
besos: jana Rolling Eyes
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Dreamer_7



Mensajes : 10
Fecha de inscripción : 15/01/2009

MensajeTema: Re: Hermione "La vida sin Harry"   Lun Feb 09, 2009 9:44 am

Muchas gracias por los comentarios!!!! Very Happy Acá posteo lo que sigue Razz

Hermione no pudo concentrarse en todo el día, pensando en lo que había visto y tratando de convencerse de que lo había imaginado. "Harry está muerto", se dijo con firmeza. Pero, sin embargo, había algo en su interior que le decía que sí había visto a Harry. Por otro lado, lo más razonable era que se lo hubiera imaginado todo. Había soñado con Harry y mientras caminaba estaba pensando en él. Intentó pensar en otra cosa en todo el día, en concentrarse en su trabajo, pero no tuvo éxito. Sentía que tenía que hablar con alguien, alguien que la escuchara y tratara de comprenderla, de lo contrario se volvería loca. Pero sabía que nadie la entendería. Si le contaba a sus amigas muggles creerían que estaba más loca de lo que creían. "Ron", pensó. Él era la respuesta. Le podía contar todo. Pero no podía esperar más tiempo para hablar con él. El trabajo podía esperar. Se aseguró de que nadie la veía y desapareció.
Se apareció en la puerta de La Madriguera, ya que sería muy inapropiado aparecerse dentro de la casa sin anunciar antes su visita. Golpeó la puerta. Todo su cuerpo le temblaba. La que abrió fue la señora Weasley, quien dio un grito de alegría y la abrazó, haciéndola entrar en la casa. Hermione vio que allí también se encontraban Ron y Ginny. Ginny también fue hacia donde ella estaba y la abrazó. Hermione pudo ver que Ron le sonreía sentado en la mesa de la cocina. Hermione se sentía muy conmovida por las muestras de afecto que le mostraban esa gente a la que tanto quería, pero, al mismo tiempo, no podía dejar de temblar. No se sentía muy bien. Contestando rápidamente que se encontraba muy bien a la señora Weasley y a Ginny, fue hacia donde estaba Ron. No lo podía soportar más. Tenía que decirle lo que había ido a decirle. Tampoco le importaba lo que le dijeran o pensaran los demás. Simplemente, tenía que hacerlo y no podía seguir fingiendo o posponerlo. Suspiró profundamente y cerró los ojos.
-He visto a Harry hoy. Cuando me encontraba de camino hacia el trabajo.
Seguía permaneciendo con los ojos cerrados. No quería enfrentarse a sus miradas. Pero tenía que hacerlo. Ron estaba desconcertado. La señora Weasley también parecía estarlo, pero, sin embargo, se las arregló para hacerle ver a Hermione la insensatez de lo que había dicho.
-Pero, Hermione, eso no es posible. Tú sabes que…
Pero fue interrumpida por Ginny, que se había sentado en un rincón y lucía muy afectada.
-Mamá-susurró con voz temblorosa-. No es mentira. Yo también lo he visto.

Hermione tomó un sorbo de su copa, mirando ausente las luces y las parejas que bailaban al ritmo de una banda de música mágica que no conocía. A pesar de que era marzo, era una noche cálida. Ella diría que parecía mágica, con las hadas que traían las luces y bailaban por encima de las cabezas de los demás. Verdaderamente, eso diría en otras circunstancias. Pero no era así. Porque no estaba pensando en lo que veía. Su cerebro estaba trabado como un disco rayado, pensando una y otra vez en lo mismo. El hecho de que Harry viviera. Era así como había pasado sus últimos días. Sólo pensando en volverle a ver.
Esa noche, vestía un hermoso vestido cuyo tono pasaba del amarillo claro al dorado, y del dorado al anaranjado. Su maquillaje estaba perfecto, y de sus orejas colgaban dos aros que tintineaban cuando ella movía la cabeza. Sin embargo, Hermione no recordaba haberlo hecho. No recordaba haberse vestido, ni maquillado. Ni siquiera sabía cómo había llegado hasta allí. Y, afortunadamente, no había percibido la expresión de Ron cuando la había visto esa noche. Ella, simplemente, estaba ahí, limitándose a respirar. Y esperando a que él apareciera, porque sabía que lo iba a hacer. Ahora ya estaba completamente segura de ello. "Ginny también lo ha visto, pensó, no soy la única." Aunque Ginny no resultaba muy convincente cuando le contó de lo sucedido, ella le creía. Y era la única que lo hacía.
Mientras tanto, Ron estaba bailando y riendo con sus invitados. Había cambiado mucho la forma en que la gente lo veía, y él también había cambiado, pero no mucho. Más que haber cambiado, sus defectos se habían acentuado ligeramente. Todavía le encantaba que la gente esté pendiente de él. Al haber "ayudado" a combatir al mago más tenebroso de todos los tiempos y ser el único sobreviviente cuerdo (la gente creía que Hermione estaba loca), la gente le prestaba mucha atención. Y esto también se debía en gran parte al hecho de que Harry estaba muerto. Ron disfrutaba enormemente con esto. Se sentía como una celebridad, y ahora que sabía lo que había sentido Harry desde que tenía once años, no podía entender por qué a Harry siempre le había disgustado ser reconocido de esa forma. Toda su vida, lo que Ron había querido era ser distinguido entre sus hermanos. Y nunca había pensado en que lo lograría. Pero lo había hecho. Los había pasado a todos. Y se sentía muy satisfecho consigo mismo.
La fiesta no podía ir mejor. Ron estaba muy contento. Pero, entre toda la gente pudo distinguir a Hermione viendo con expresión ausente hacia donde estaba él. Aunque sabía que ella no lo estaba mirando realmente. Hacía mucho tiempo que no lo miraba. Al verla, Ron suspiró. A pesar de que había muchas chicas bonitas en la fiesta, y que sabía que todas estaban bajo sus pies, Hermione era lo único imposible en su vida. Era lo único que le faltaba. Había reído y se había divertido bastante a lo largo de la noche, pero siempre su mirada volvía posarse sobre Hermione. No podía dejar de pensar en lo bonita que estaba. Y le encantaría pensar que se había puesto así de bonita para él. Pero sabía que no estaba en lo cierto. Ella tenía la idea ridícula de que Harry iría a verla. Cómo si eso fuera posible. Harry estaba muerto, y, a pesar de que quería a Harry porque había sido su amigo, la verdad era que no quería que volviera. No cuando él estaba tan bien. No si quería estar con Hermione. Lo único que necesitaba era tiempo para conquistarla. Sabía que sólo era cuestión de tiempo. Él y Hermione habían nacido para estar juntos y todos lo sabían.
Sabía que había personas que le estaban hablando, pero no le interesaba. Sin saber lo que hacía, se acercó a Hermione. Le dolió la indiferencia y el rechazo con el que ella lo recibió. Sabía que el hecho de que él no creyera que Harry estuviera vivo la seguía afectando.
Hermione seguía pensando en Harry, cuando sintió que Ron se le acercaba. Lo quería porque era su amigo, pero no quería hablar con él en esos momentos. Sabía que Ron no le creía.
-Estás bellísima esta noche-le susurró Ron junto al oído.
Hermione se sobresaltó al escuchar la voz de Ron tan cerca y al percibir su mirada. No la miraba como antes. No sabía por qué, pero la forma en que la miraba la hizo ponerse nerviosa. Atribuyó el estado de Ron alcohol. Conocía su afición a las bebidas mágicas raras.
-Gracias-le respondió cortésmente pero cortante a la vez.
-¿Quieres bailar?-le ofreció Ron.
-No, gracias.
-Hermione, ¡él está muerto!-le gritó Ron impacientemente, al ver que ella no iba a volverle a hablar.
Hermione lo miró como si le hubieran dado una bofetada. Cuando habló, l hizo con voz temblorosa.
-Ginny también…
-¡Sabía que dirías eso! Pero, la verdad es que no puedes confiar en ella. Creyó haber visto a Harry a lo lejos desde el campo. Pero pudo haber sido cualquier hombre. Ni siquiera me reconocería a mí a esa distancia. Además, ya sabes cómo está desde la muerte de Harry. No es la misma, le ha resultado muy difícil.
Hermione no coincidía con Ron. Ginny estaba tan alegre como siempre. Dirigió su vista hacia donde ella estaba. Estaba bailando y riendo entre un grupo de chicos. Y así había sido desde que Harry había muerto. Hermione la había visto llorar en el funeral, pero su tristeza por la muerte de Harry no le había impedido ir a una fiesta el fin de semana siguiente a su muerte. La vida de Ginny era muy cómoda. Casi nunca trabajaba, sus empleos le duraban muy poco, por lo que era mantenida por sus padres. Pero si había algo que le durara menos que sus trabajos eran sus novios. Adicta a las fiestas, Ginny siempre volvía de todas con un chico nuevo, alegando que había sido amor a primera vista. Pero después de pocos días, la magia se perdía.
Hermione pensaba en esas cosas distraídamente cuando algo la trajo de vuelta a la tierra violentamente. ¡Ron la estaba besando!
Hermione se liberó a empujones y salió corriendo con lágrimas en los ojos.


Harry sonrió con tristeza desde su escondite atrás de un árbol. "Entonces así son las cosas", se dijo. Había pasado por millones de obstáculos para sobrevivir y llegar hacia donde estaba. Y la única razón por la que había hecho todo había sido Hermione. Ella había sido como la droga que lo mantenía vivo. Y, a pesar de que sabía que había pasado mucho tiempo y que probablemente ella ya estaría con otra persona, no había podido evitarlo. Tenía que verla. Pero, reconoció tristemente, era obvio que Ron se aprovecharía de la situación. "O quizás no", pensó. Quizás era verdad que ellos siempre habían estado destinados a estar juntos. Porque, recordó dolorosamente, Hermione nunca le había dicho que lo amaba. Nunca.
Harry vio cómo Hermione apartaba a Ron cuando él la había besado. Otras de sus peleas. Ya las conocía bien.
El corazón de Harry comenzó a latir con rapidez. Hermione se acercaba llorando y corriendo n dirección hacia donde él estaba. Se aseguró de estar bien escondido cuando ella pasó a su lado corriendo y sintió la fragancia de su perfume. Miró hacia donde ella se estaba alejando. Sólo le llevó un segundo decidir lo que iba a hacer. Vaciló un instante y él también empezó a correr, siguiendo el rumbo por el que ella se había alejado.
Luego de unos minutos, la encontró acurrucada al pie de un árbol. Estaba llorando. Harry se acercó y se detuvo en frente de ella.


Hermione miró a través de sus lágrimas la figura de Harry. "No puede ser" se dijo. "Realmente ha venido esta noche". Pero, a pesar de que siempre había esperado ese momento, de repente se había quedado sin aire y no podía respirar. Estaba paralizada. Lo único que podía hacer era mirar esos ojos verdes, como hipnotizada. Era algo que deseaba hacer desde hacía mucho tiempo. Se sentía como si estuviera en un sueño maravilloso. Despertó bruscamente. ¡Harry estaba allí! Torpemente, y sin dejar de sollozar, se levantó y echó sus brazos alrededor del cuello de Harry. A pesar de la evidente sorpresa de Harry, éste correspondió al abrazo. "¡Estás vivo!", logró susurrar Hermione. Harry sonrió.
Harry delicadamente apartó a Hermione y la miró a los ojos. Ella le devolvió la mirada emocionadamente. Harry sonrió, contento al fin de poder verla y sobretodo al ver la emoción en sus ojos. "Ella está realmente contenta de verme" pensó felizmente. Pero luego la sonrisa se fue de su rostro al recordar que ella sólo lo quería como amigo y como amigo y que ella estaba con Ron. Pero sus pensamientos fueron interrumpidos cuando Hermione lo besó inesperadamente. Él respondió con todo el amor del mundo. Nunca había amado tanto a alguien como amaba a Hermione. Para ese momento exacto era para lo que él había aguantado durante tanto tiempo. Y ahora lo estaba viviendo. Se sentía como en el cielo.
Hermione se había decidido a besarlo. No había podido evitarlo. De esa forma, Harry sabía que ella lo amaba. Ahora se daba cuenta de que Harry en verdad estaba vivo. Ya nadie podría confundirla ni convencerla de lo contrario. Se sentía más viva ahora que en toda su vida.
Se podría decir que ése fue un momento mágico. Porque, a pesar de que no fue un beso espectacular como los de las películas al ser bastante torpe por la desesperación de ambos, ellos aprendieron una magia que nadie podría enseñarles. Fue un beso tierno y cargado de emoción, fue todo lo que ellos habían esperado.
Pero Harry frunció el ceño. Escuchaba pasos que se aproximaban. Se separó de Hermione y le dedicó una última mirada antes de desaparecer.
Hermione quedó conmocionada. Ron apareció al cabo de unos segundos.
-Hemione, ¿qué te ha pasado?-preguntó en tono de alarma Ron al ver el estado en que se hallaba.
-¿Qué sentido tiene que te lo diga si no me vas a creer?- le contestó Hermione y desapareció.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Hermione "La vida sin Harry"   

Volver arriba Ir abajo
 
Hermione "La vida sin Harry"
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» "Lo Que La Vida Me Robó": "Lo Que El Tiempo Me Robó"(Crítica
» "Una Duda Razonable 48": "Lo Que La Vida Me Robó" ¿Será el clásico, buena novela o una más?
» "Una Duda Razonable 53": "Lo Que La Vida Me Robó": Sí entendieron o no?
» "Lo Que La Vida Me Robó": La Tragedia Viva... (Crítica Final)
» A4-AR "el guerrero aun vigente"

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
HARRYFICS  :: FANFICS DE HARRY POTTER :: TEMPORAL/PAREJAS-
Cambiar a: