HARRYFICS

Escribe y lee los mejores fanfics de Harry Potter y otras historias relacionadas con el mundo fantástico. Atrévete a superar cada una de las pruebas que podrán convertirte en un auténtico en un Gryffindor, Slytherin, Hufflepuff o Ravenclaw. ¡Entra ya!
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Lover of a vampire of gray eyes

Ir abajo 
AutorMensaje
Novelasdeamor



Mensajes : 3
Fecha de inscripción : 27/02/2009

MensajeTema: Lover of a vampire of gray eyes   Vie Feb 27, 2009 7:34 pm

CAPÍTULO 1: EL GATO CANELA DE INTENSOS OJOS VERDE ESMERALDA

Como cada mañana, me alcé rápidamente de mi mullida cama ante el ensordecedor ruido que realizaba el endemoniado despertador que tía Marga había decidido comprarme como regalo de cumpleaños. Todavía recordaba el ridículo apodo que le había otorgando a aquella monstruosidad: “regalito original”. Era un despertador color fucsia que desentonaba por completo con mi cuarto. A cada satánico pitido que ejercía, se le unían haces de luz de diferentes colores capaces de alumbrar toda la estancia cuando ésta se hallaba en completa penumbra. Desde entonces no había podido volver a utilizar la excusa de que no había escuchado sonar el despertador, pues éste se hacía oír en toda la casa. Por culpa de la petulante tía Marga no había faltado ni un sólo día a aquel horrible lugar que la gente solía apodar como “La Uni”. Había intentado hablar con mi madre cientos de veces sobre todo lo que significaba sacarme una carrera y asistir a la universidad día sí día también, aunque la verdad es que nos faltaba comunicación. De hecho, no hablábamos casi nunca sobre ningún tema en particular. Mi padre alcohólico nos abandonó cuando yo apenas había cumplido los diez años y, desde entonces, mi atolondrada madre jamás había vuelto a ser la misma. Los primeros años tras la marcha de un padre que ya no echaba en falta, Alicia se había dedicado exclusivamente a mi educación. Aunque, con el paso del tiempo y ante la rapidez tanto psicológica como física que yo día a día mostraba, buscó otra clase de entretenimientos. La verdad es que no quería saber qué era lo que hacía en su tiempo libre. Era bastante mayorcita como para hacer todo aquello que le viniese en gana. Desde los quince años aprendí a valerme por mi misma sin la necesidad de un padre o una madre que me sirviesen como ejemplo y, hasta ahora, todo me había ido bastante bien. No me drogaba, no me emborrachaba, no mostraba ningún tipo de interés por los hombres y había logrado hacerme un hueco en la universidad mediante las becas que me habían otorgado gracias a mis elevadas calificaciones.
Harta ya del bullicio que el molesto despertador estaba ocasionando, lo cogí con toda la rabia que cada mañana él mismo lograba infundirme, abrí la única ventana que decoraba las paredes de mi cuarto y lo lancé tan lejos como me fue posible.
-Muerto el perro, muerta la rabia-murmuré por lo bajo mientras volvía a lanzarme sobre la cama con la intención de volver a sumirme en un profundo sueño del que prefería no despertar aunque, para mi gran desgracia, me había desvelado completamente-Maldito cacharro-farfullé en el instante en el que comprendí que no podría dormirme nuevamente.
Quejosamente me levanté parsimoniosamente de la cama manteniendo en mi cansada mente la efímera intención de asistir como cada mañana a aquella cárcel repleta de estudiantes que nada tenían que ver conmigo. Lo admitía, era un bicho raro. No me gustaba entablar conversación con personas que sabía no tenían nada bueno que concederme. Era un lugar plagado de grupitos en los que simplemente yo no encajaba. Por un lado, como en cualquier universidad de cualquier parte del mundo, se podía encontrar el maravilloso grupo compuesto por los populares. Gente con dos neuronas de frente que se dedicaba en cuerpo y alma a su apariencia física dejando completamente apartado el aspecto intelectual que, por otra parte, los frikies estimulaban. Entre estos dos grandes grupos podían encontrarse cientos más: aquellos que se dedicaban a la cocina, los divertidos que actuaban como payasos para su público estudiantil, aquellos fanáticos que deseaban ser como sus ídolos y vestían raros ropajes que supuestamente hacían honor a sus personajes, tanto fantásticos como reales, preferidos, los punk, los raperos, los macarras...Definitivamente, no encajaba en ninguno de ellos. De eso estaba convencida.
Suspiré amargamente mientras me desprendía del añejo pijama que vestía. Seguidamente, abrí el menudo guardarropa ubicado en un extremo de aquel pequeño cuarto que desde siempre me había pertenecido y agarré lo primero que contemplé en su interior. Tras colocarme el jersey chocolate y los gastados pantalones vaqueros que había elegido al azahar, me calcé con las sucias deportivas que años atrás mi madre me había regalado. Su único y último regalo.
-¡Mamá, levántate o llegarás tarde al trabajo!-grité en el preciso instante en el que salía de mi desordenado cuarto repleto de libros, hojas dibujadas y CD´s de música.
Sabía que me había oído a la perfección, pues las paredes de la casa parecían hechas de cartón. Otra cosa mala que añadir a mi larga lista de quejas. Si no fuese por el hecho de que Alicia solía pasar la mayor parte del día fuera de casa, a penas gozaría de la intimidad necesaria.
-¡Mamá!-grité nuevamente mientras bajaba las escaleras que llevaban al piso inferior.
Pude escuchar el quejido proveniente del cuarto de mi madre tras mi insistente llamada y bufé disconforme. En cualquier otra casa del mundo era la madre la que se enloquecía intentando despertar a sus hijos. En cambio, mi vida era diferente en todos los aspectos a las demás. Al menos a aquellas que yo conocía.
Entré con apresuramiento en la cocina al contemplar la hora en el reloj de muñeca que llevaba adherido a mi brazo izquierdo.
-Tarde, como siempre...-rumié por lo bajo mientras colocaba dos tazas repletas de leche en el mugriento microondas que seguramente mi madre había utilizado para calentar el pollo asado que la noche anterior yo había comprado.
Tendré que limpiarlo cuando vuelva.
-¡Mamá, es la última vez que te llamo!-vociferé desesperada en el instante en el que sacaba las tazas del interior del microondas.
Ni siquiera me molesté en mirar si mi madre había comprado Cola-Cao. Estaba clara la respuesta.
Limpiar el microondas, hacer la lista de lo que necesito e ir a comprar...Que gran plan.
Escuché la manera en la que mi madre arrastraba los pies y volteé los ojos con amargura. ¿Cuantas veces debía decirle que no los arrastrase?
Tras un rápido almuerzo, subí rápidamente los peldaños que componían la vieja escalera de madera que crujió bajo mis pies para adentrarme en el pequeño cuarto de baño que tanto Alicia como yo compartíamos. Me lavé con rapidez la blanquecina piel que recubría mi rostro, lavé con esmero mis rectos y relucientes dientes, recogí mi desgreñado pelo castaño en una coleta alta y, por último, puse un poco de rimel en mis largas pestañas. No era esencial que me lo pusiese, pues mis frondosas pestañas eran lo suficientemente largas como para que mis ordinarios ojos marrones soliesen sobresaltar más de lo que verdaderamente debían. Se trataba simplemente de una costumbre aprendida de mi madre, la cual me había enseñado con tan sólo doce años a maquillarme cual fulana, cosa que nunca hacía. Tras un último vistazo al alargado espejo ubicado sobre el lavabo, corrí en dirección a mi cuarto, alojé todos los utensilios necesarios en el interior de la anticuada mochila que desde los trece años portaba y salí disparada escaleras abajo tras murmurar un rápido adiós que mi madre oyó.
Tan rápido como cerré la puerta, vi pasar ante mí el último autobús que podía llevarme a la universidad, ubicada a veinte manzanas de mi casa. Me debatí entre ir a pie hasta la facultad o correr tras el bus con la esperanza de que el conductor me viese y, en un acto caritativo, decidiese parar el autocar para que pudiese ingresar. Finalmente, al contemplar la lejanía a la que ya se encontraba mi único medio de transporte, me cargué la mochila a los hombros e inicié una acelerada caminata por los peores barrios de Gran Bretaña.
-Increíble-mustié con resignación tras haber recorrido el primero de los diecinueve barrios que todavía me faltaban por visitar.
A penas había penetrado en la segunda manzana, cuando un fuerte maullido proveniente de algún lugar que fui incapaz de atinar consiguió sobresaltarme de tal manera que perdí mi casi nulo equilibrio cayendo así, de culo, sobre la húmeda acera.
-¿Por qué a mí?-inquirí en tono dramático mientras me masajeaba mis adoloridas nalgas.
En cuestión de unos pocos segundos tras mi tonta caída, apareció ante mí el responsable. Un hermoso gatito de pelo canela e intensos ojos verde esmeralda me contemplaba como si fuese una suculenta sardina que se moría por probar o, al menos, esa es la impresión que me dio.
-Así que tu eres el causante de que durante varios días mi trasero vaya a permanecer tan morado como los granos de Arnold-comenté ejecutando una leve carcajada ante mi burlesco y a la vez despiadado comentario.
Arnold Burdock era un muchacho de diecinueve años con el que compartía la mayor parte de las clases. Era de ese tipo de personas que se pasaban el día estudiando como descerebrados para sacar matrículas de honor, lo que no estaba del todo mal. Si no fuese porque se trataba de un ser odioso, ella jamás se hubiese atrevido a insultarle de manera alguna. Era una persona pedante, proveniente de una familia adinerada. Conducía carísimos coches, vestía ropa de alta costura y compraba todo aquello nuevo que salía a la venta. La única imperfección que él mismo admitía que tenía era su grasienta cara repleta de granos aunque, como había hecho saber mil veces, estaba a punto de asistir a un nuevo tratamiento, según él por fin definitivo, para hacer desaparecer de nuestras retinas aquella molesta imagen de su rostro, que adquiría un tono amoratado por la cantidad de productos que probaba. En fin, se trataba de todo un personaje. Cuanto más alejada pudiese estar de él, muchísimo mejor.
Aquel minino no apartó ni una milésima de segundo su penetrante vista de mi. Me sentía extrañamente cohibida ante su felina mirada lo que, claramente, era ridículo. No era más que un simple gato callejero.
Me levanté costosamente sin dejar de acariciar mi trasero, el cual todavía me dolía. Olvidándome por completo de aquel felino que se hallaba ante mí, volví a observar una vez más la hora.
-Definitivamente, no llego ni a la primera ni a la segunda clase-murmuré en el instante en el que me acariciaba frenéticamente la frente-Puedes estar contento Garfield-comenté al notar el parentesco que aquel adorable felino y el propio Garfield de los dibujos animados guardaban.
El minino ronroneó armoniosamente pidiendo nuevamente mi atención. Cuando posé mis grandes ojos marrones en él, éste emprendió un raudo y ligero paso hacia los matorrales ubicados a mi derecha. Pocos segundos después, el mismo gato asomó su menuda cabeza por la espesa maleza.
-No tengo tiempo para jueguecitos-aseguré emprendiendo reiteradamente el paso hacia la facultad.
Me apresuré tanto como pude por las angostas calles de Londres hasta avistar muy a lo lejos el edificio enladrillado al cual me dirigía.
-Al menos podré asistir a Anatomía-me resigné al avistar la hora en el gran reloj dispuesto junto a la universidad.
Penetré en el recinto en el preciso instante en el que sonaba la campana anunciando el fin de una clase y el inicio de otra. Debía pedirle a alguien los apuntes de las asignaturas a las cuales no había podido asistir.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Novelasdeamor



Mensajes : 3
Fecha de inscripción : 27/02/2009

MensajeTema: Re: Lover of a vampire of gray eyes   Vie Feb 27, 2009 7:34 pm

-¡Jackson!-llamé por encima del bullicio.
Un guapo muchacho de veinte años me observó desde el final del pasillo con una ligera sonrisa pintada en su agradable cara.
-Has vuelto a llegar tarde-comentó el joven agrandado la sonrisa que hasta entonces había permanecido incrustada en su bronceada piel.
-Lo sé, lo sé-me recriminé a mí misma mientras me golpeaba levemente la frente.
-Y como siempre, querrás que te deje los apuntes, ¿Verdad?-preguntó en modo de reproche a la vez que alzaba inquisidoramente una de sus cejas.
-Por favor-rogué en un susurro que mi compañero pudo escuchar a la perfección.
Jackson bufó disconforme a la vez que abría la gruesa carpeta que llevaba colgada de su brazo izquierdo.
-Nunca cambiarás-declaró en tono burlesco extrayendo las nueve hojas que debería fotocopiar lo antes posible.
Cuando alargué la mano con la intención de hacerme con esos papeles, él los apartó de mi alcance elevándolos por encima de mi cabeza.
-Dámelos anda-me quejé intentando agarrarlos cosa que, claramente, no logré.
-De eso nada-comentó el moreno sin borrar en ningún instante aquella seductora sonrisa perteneciente a su rostro-No hasta que no aceptes mi proposición.
-Jack...-farfullé cansadamente a la vez que volteaba los ojos.
-Sólo una cita-rogó con voz acaramelada.
-Me lo pensaré-prometí alargando una vez más el brazo creyendo, ingenuamente, que él cedería ante mi clara negativa.
-Eso es lo que me dices siempre-se quejó el chico alejando lo máximo posible de mi los apuntes que tan bien sabía que yo necesitaba.
-¿Por qué no podemos ser sólo amigos?-pregunté fastidiada mientras me cruzaba de brazos.
-Porque no es amistad lo que siento por ti y lo sabes-declaró Jack logrando que enrojeciese completamente cohibida ante su confesión.
Entreabrí la boca con la clara pretensión de negarme una vez más a salir con él, aunque jamás pude pronunciar mi discurso tan bien ensayado. Un conocido maullido interrumpió por completo la conversación que estaba manteniendo con mi acompañante, el cual dirigió su curiosa mirada hacia el final de aquel ahora solitario pasillo. Me volteé aceleradamente sin poder creer lo que mis ojos ojearon segundos después.
-Garfield...-murmuré entrecerrando los ojos.
-¿Es tuyo?-preguntó Jack avanzando lentamente hacia el manso animal.
-No. Me lo encontrado de camino-comenté siguiendo lentamente a mi tozudo compañero-Creo que me a seguido-dije en el instante en el que Jackson se ubicaba frente al felino.
-¿Es salvaje?-consultó a la vez que alzaba la mano con la intención de acariciar al minino.
-No lo sé-declaré alzando levemente los hombros-Creo que alguien lo abandonó. Parece bastante dócil-aseguré justo en el momento en el que el menudo gato erizaba el bello de su lomo mostrando su agresividad.
Jack apartó velozmente la mano ante el sobresalto que el felino le otorgó a la vez que maldecía mediante insultos al indefenso minino.
-Sólo es un gato-comenté esbozando una radiante sonrisa en mi rostro al ver el miedo reflejado en los claros ojos de mi acompañante-Es inofensivo.
-¿Inofensivo?-inquirió el muchacho con cierto recelo-¿No has visto como se a puesto?
Bufé sin borrar aquella sutil sonrisa de mi rostro a la vez que me acercaba a aquel menudo y adorable animalito.
-No te acerques demasiado-recomendó el chico alejándose de aquel pacífico felino.
-Cobarde...-murmuré burlescamente mientras agarraba a Garfield entre mis cubiertos brazos, el cual se ubicó cómodamente entre ellos.
-¿Qué vas a hacer con él?-preguntó Jack sin querer aproximarse demasiado a mí, ya que ahora mantenía sujeto a aquel inocente animal que él tanto repudiaba.
-No lo sé-comenté observando al mugriento animal que reposaba plácidamente entre mis brazos.
-Deberíamos ir a clase-aconsejó el moreno examinando el desolado pasillo.
Resoplé sin saber qué hacer. No podía acudir a Anatomía con un gato en brazos, pero tampoco tenía intención de dejarlo suelto por la facultad. Sabía lo peligroso que podía llegar a ser aquel lugar para un indefenso minino como aquel.
-Debo irme. No puedo ir a clase con él-explique sin apartar la vista de Garfield, que ahora me observaba con aquellos deslumbrantes ojos esmeralda
-Entonces...¿Nos veremos mañana?-preguntó Jack contemplándome inquisitivamente.
-Por supuesto-respondí esbozando una alegre sonrisa.
Emprendí el paso hacia la salida de la gigantesca facultad ante la atenta mirada de algunos alumnos que en aquel instante no tenían clase.
-Hoy va a ser tu día de suerte pequeñajo-murmuré tontamente paseando por las estrechas calles de Londres sin ser capaz de desviar la mirada de aquella adorable bola peluda que ronroneaba cada vez que le acariciaba o le dedicaba palabras cariñosas.
Definitivamente, me estaba volviendo loca. Estaba hablando con un gato. Había algo extraño en él. No se parecía a todos los otros felinos que en alguna ocasión había contemplado. Sus ojos eran tan hipnotizantes...
Llegué a casa mucho antes de lo esperado. Seguramente Alicia todavía no había regresado del trabajo, así que no habría problema alguno en ingresar en casa junto a Garfield. Mi madre aborrecía a todos y cada uno de los animales. Yo sabía que les tenía fobia, aunque ella siempre se había negado a admitirlo.
Despaciosamente, entreabrí la oxidada verja que daba paso al desaliñado jardín delantero. Allí, cubierto por una fina capa de barro, se hallaba el destrozado despertador fucsia que tanto odiaba. Sonreí completamente complacida mientras caminaba hacia la entrada. Dejé al minino en el suelo mientras rebuscaba en el interior de mi añeja mochila.
-Donde están las malditas llaves...-farfullé colocando la bolsa en el suelo para, seguidamente, empezar a extraer cada uno de los libros que abarrotaban su interior-¡Aja!-grité victoriosa en el instante en que mis dedos rozaron el frío matojo de llaves ubicado en el fondo de la mochila.
Abrí con presteza la puerta y esperé a que Garfield penetrase en el interior de la casa, cosa que hizo con rapidez. Me siguió hasta mi habitación deslizándose con una agilidad y una elegancia jamás antes vista. Era como si conociese a la perfección el lugar, pues ingresó en mi cuarto segundos antes de que yo lo hiciese. Observé como se acomodaba sobre mi mullido lecho sin apartar en ningún instante su centelleante mirada de mí.
-No me mires así-rogué depositando la bolsa sobre mi desordenado pupitre.
Me senté sobre la silla que se ubicaba frente a mi pupitre y contemplé al felino con cierto interés. Jamás había tenido una mascota y no sabía exactamente cómo cuidarla.
-¿Tienes hambre?-pregunté esperando como una verdadera ingenua que él me entendiese y me hiciese saber de alguna manera la respuesta que yo estaba aguardando.
Me alcé pausadamente de la silla de madera con la intención de ir a la cocina a buscar algo de comer que pudiese darle al flacucho felino. Tan pronto como me puse en pie, él me imitó.
-Esperame aquí-ordené iniciando el paso hacia el pasillo.
La muy ingenua de mí creyó que aquel adorable minino acataría mi orden aunque, claramente, me equivoqué.
-Garfield, es-pe-ra-me aquí-silabeé pausadamente esperando que el menudo gato captase mi clara petición.
Emprendí de nuevo el paso escaleras abajo aunque, como veces anteriores, el minino me siguió de cerca. Desesperanzada, dejé que me acompañase hasta la cocina, donde hallé un pequeño cuenco en el que introduje leche fría.
-Espero que te guste-comenté observando la manera en la que el gato se abalanzaba sobre el pequeño cuenco repleto de leche-Tenías hambre, ¿Verdad?-inquirí acuclillándome a su lado mientras rascaba su diminuta cabeza.
Llené tres veces el cuenco hasta que el animal se sació. Lavé el recipiente con esmero sabiendo a ciencia cierta que el felino me miraba fijamente. Me incomodaba que no apartase la vista de mí. Me intimidaba. Por la alargada ventana ubicada frente a mí pude contemplar el destartalado coche de mi madre. Observé mi reloj de muñeca con confusión. Llegaba demasiado pronto. ¿Qué habría pasado? Agarré a Garfield con rapidez y subí hacia mi cuarto para encerrar allí al minino, que rascó insistentemente la puerta mientras ronroneaba requiriendo mi presencia. Bajé apresuradamente las escaleras que daban al piso inferior y le cedí el paso a mi desconsolada madre, que mantenía un semblante serio.
-¿Qué a pasado?-pregunté con preocupación al ver sus hinchados ojos marrones.
Había estado llorando.
-M-me han des-despedido-tartamudeó sin poder contener por más tiempo las gruesas lágrimas que lograron aflorar de sus ojos.
-¿Otra vez?-inquirí con reproche-Es la quinta vez que te despiden en un mes.
-¡Deja de agobiarme, ¿Quieres?!-rogó entre gritos a la vez que ingresaba en el menudo y estrecho vestíbulo en el que entonces nos encontrábamos las dos.
Al iniciar el paso estuvo a punto de caer de bruces sobre el piso aunque, por fortuna, yo me hallaba junto a ella y pude sujetarla.
-¿Has bebido?-pregunté con dureza al recordar que era la novena vez que llegaba borracha a casa durante el último mes.
-¡Claro que no!-vociferó soltándose de mí-¡¿Por quién me tomas?!-gritó nuevamente intentando volver a emprender el paso aunque esta vez, al no querer que yo le ayudase, cayó de pleno en el duro suelo de madera añeja.
-Mamá...-murmuré completamente decepcionada-Me prometiste que no volverías a beber.
-¡Olvídame!-bramó entre lamentos de dolor por el golpe que se había dado al estamparse contra el piso-¡Eres peor que tu padre!-chilló en el instante en el que se arrastraba hacia el mostrador ubicado en el lugar y se agarraba de la pata de éste.
Intentó ponerse en pie utilizando el sencillo mueble como apoyo, aunque tanto ella como el viejo aparador cayeron al suelo. Me acerqué queriendo ayudarle, aunque me apartó la mano con un brusco movimiento.
-¡No me toques!-vociferó una vez más.
Harta de la situación, le observé con lástima por última vez antes de volver totalmente furiosa a mi cuarto. Me abalancé sobre la cama procurando dominar mi llanto aunque, finalmente, éste se abrió paso por mis párpados recorriendo lentamente mis mejillas hasta depositarse en el grueso edredón color beige que cubría mi estrecha cama. Sentí una calidez anormal junto a mi rostro y entreabrí mis acongojados ojos para dirigir mi vista hacia la adorable criatura ubicada ante mí. Me contemplaba con intensidad, con tranquilidad. Su mirada era totalmente apaciguadora. Pronto me cansé de llorar. Contemplar aquellos ojos esmeralda me había tranquilizado. Ya no sentía furia, ni intranquilidad, ni decepción. No sentía más que cansancio. Lentamente mis ojos se entrecerraron ante aquella brillante mirada. Ronroneó musicalmente logrando que me adormeciera inmediatamente.
-Buenas noches, Garfield-murmuré instantes antes de quedarme completamente dormida.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Novelasdeamor



Mensajes : 3
Fecha de inscripción : 27/02/2009

MensajeTema: Re: Lover of a vampire of gray eyes   Sáb Feb 28, 2009 6:49 pm

CAPÍTULO 2: EL GUARDIÁN

Desperté sobresaltada ante los desgarradores gritos que mi desequilibrada madre realizaba. Quise dormir. Quise volver a cubrir con el grueso edredón todo mi cuerpo y fingir que no había escuchado nada que debiese alterarme aunque, como siempre, no fui capaz de hacerlo. Me levanté con temor de la cama, que chirrió livianamente ante mi repentino alzamiento, y caminé pausadamente hacia la habitación de mi madre. Suspiré amargamente segundos antes de posar mi trémula mano sobre el desgastado pomo incrustado en aquella puerta repleta de golpes que mi propia madre, durante sus habituales borracheras, había perpetrado.

-¿Mamá?-pregunté en un débil murmullo que todavía no se como logró aflorar de mi quebrada garganta.

Ante mi lánguida llamada, Alicia dirigió sus acuosos ojos marrones hacia mí. Me contemplaba con temor, con amargura.

-¿Qué ocurre?-quise saber en el instante en el que penetraba en la caótica estanica.

Miles de papeles arrugados se mantenían esparcidos por el mugriento suelo de la habitación, la menuda papelera de mimbre habitualmente estacionada en uno de los rincones de la sala permanecía ahora sobre la deshecha cama y todo su contenido residía vertido por doquier, los frascos de colonia que yo misma le había regalado durante sus últimos cumpleaños ahora no eran más que pedazos de cristal que hacían juego con la nueva decoración del cuarto, las finas cortinas amarillentas se hallaban cerradas de par en par impidiendo así que la tenue luz proveniente de las farolas que alumbraban las calles pudiesen penetrar en la sombría estancia.

-¡Lo he perdido!-gritó exasperada revolviendo nuevamente uno de los cajones que constituían su ennegrecido escritorio.

-¿Qué has perdido?-pregunté completamente confusa ante la situación.

-¡El dinero!-vociferó totalmente alterada.

No supe qué decir. No supe cómo actuar. Mi paralizada mente repetía una y otra vez las escuetas palabras que mi madre había pronunciado entre gritos. Aspiré lentamente el cargado aire que me rodeaba y pasé frenéticamente una y otra vez mi convulsa mano por mi cuero cabelludo.

-¿Cómo...?-logré farfullar ante la conmoción que todavía sentía.

-¡No lo sé, ¿Vale?!-bramó sin cesar su búsqueda.

Negué lentamente con la cabeza a la vez que emprendía nuevamente el paso hacia mi cuarto. No estaba dispuesta a soportar aquella situación. No era suficientemente fuerte como para actuar con la frialdad necesaria.

-¡¿Dónde vas?!-vociferó desconsoladamente en el instante en el que cruzaba el dintel sujeto por las jambas que componían parte de aquella fracturada puerta con la que Alicia descargaba toda su furia.

-A mi habitación-respondí resueltamente intentando mantener mi postura de falsa indiferencia.

-¡De eso nada!-replicó bramando cual lunática consiguiendo que aquel odioso chillido se clavase en mis doloridos tímpanos-¡Ayúdame a buscar el dinero!-ordenó en el instante en el que agarraba fuertemente mi brazo y me zarandeaba violentamente.

-¿Para qué?-mustié débilmente-Sabes que no lo tienes.

-¡Claro que lo tengo!-aseguró sin cesar aquel penoso llanto que no logró infundir ni un ligero sentimiento de compasión en mí-Debe estar por aquí-balbuceó sin soltar mi estático brazo.

-¿Con qué has pagado las copas de más que has bebido esta mañana?-inquirí con enfado sin ser capaz de reprimir por más tiempo las lágrimas de rabia contenida.

-Con mi dinero-aseguró en un tono de voz delator.

Estaba segura de que ni siquiera recordaba qué era exactamente lo que había hecho esa misma la mañana.

-¿Con qué dinero?-pregunté firmemente escabulléndome de los aprisionadores brazos Alicia, que me contempló con arrepentimiento-Cinco trabajos en un mes-comenté con la decepción incrustada en mi clara y serena voz-Cinco despidos-esclarecí con rudeza.

-Ha sido una mala racha-intentó justificarse sin atreverse a visualizar mis ojos cargados de frustración y rencor.

Asentí sin convencimiento alguno a la vez que limpiaba con la manga del jersey marrón que todavía vestía las pocas lágrimas que habían logrado brotar de mis cansados ojos.

-Necesito que me ayudes-me imploró sin cesar su llanto.

-Como siempre-declaré sombríamente sin atreverme a contemplar a aquella mujer que se ubicaba junto a mí.

-Puedo cambiar-prometió tomando nuevamente mi inmovilizado brazo.

Reprimí mis ganas de gritar, de llorar y de insultar a aquella mujer que se hacía llamar madre.

-Lo peor de todo es que verdaderamente crees que puedes cambiar cuando te plazca-comenté con desaliento zafándome de las manos de Alicia-Y no es así-murmuré finalmente abordando con una rápida caminata la poca distancia que quedaba entre mi actual ubicación y mi cuarto.

Cerré la puerta con un grotesco portazo. No solía hacer ese tipo de cosas que tantas veces mi propia madre elaboraba, pero la rabia que sentía estaba logrando nublar la poca sensatez que me quedaba. Me quedé en pie llorando como una verdadera tonta. Debía afrontar yo misma la situación si no quería que todo se fuese a pique. Intenté inhalar la mayor cantidad de oxígeno posible manteniendo mis hinchados ojos cerrados. Me tranquilizaba imaginar por unos breves minutos que no me hallaba en aquel lugar. Me serenaba lo suficiente como para poder recobrar la compostura que últimamente tan frecuentemente perdía.

-Tranquila, tranquila, tranquila-me repetía una y otra vez a mí misma logrando de esa manera que mi ira se apaciguase paulatinamente.

Un conocido maullido resonó en la menuda habitación logrando captar como otras veces mi total atención. Sentado sobre el alféizar de la única ventana dispuesta en mi cuarto, entonces abierta de par en par, se hallaba mi nueva mascota. Sus brillantes ojos me contemplaban como siempre hacían a la vez que su larga cola se movía rítmicamente. Esbocé una tenue sonrisa en mi descompuesto rostro mientras caminaba hacia el minino, que movió de tal manera el hocico que llegué a preguntarme a mí misma si me había sonreído. Borré aquel ridículo pensamiento de mi mente en el instante en el que le cogía para abrigarle entre mis brazos.

-¿Has abierto tú la ventana?-pregunté absurdamente segundos antes de recordarme a mí misma que sólo se trataba de un gato-Creí que la había cerrado-me dije a mí misma mientras la cerraba con el pestillo.

Con el felino en brazos, me lancé suavemente sobre la deshecha cama e intenté conciliar el sueño. Acaricié cariñosamente el lomo del animal, que ronroneó armoniosamente. Aquel sonido me encantaba. Justo cuando creí que podría llegar a quedarme dormida, la quebradiza voz de mi madre logró desvanecer en mí todo rastro de adormecimiento posible.

-¿Puedo entrar?-preguntó golpeando sutilmente la antigua puerta de madera que nos separaba.

-No-respondí decididamente sabiendo que si emprendíamos una nueva conversación sería yo la que saldría mal parada.

-Por favor-pidió segundos antes de ingresar en la estancia sin esperar una respuesta por mi parte.

Rápidamente, escondí tras de mí a la pequeña bola peluda que instantes antes había permanecido cómodamente aposentada sobre mi vientre.

-Te he dicho que no quería que entrases-me quejé intentando ocultar con el mayor disimulo posible al felino.

-Cariño, por favor...-rogó una vez más en el instante en el que se asentaba en el borde de la cama más alejado a mí.

-No me llames así-dicté con enfado.

Sólo empleaba apodos cariñosos conmigo en determinadas ocasiones para intentar ablandar mi fuerte carácter, cosa que normalmente lograba. Odiaba que me tratase de esa manera. Ya no era aquella muchacha inocente que le encubría en todo tipo de situaciones o, al menos, eso me obligaba a creer. Intentaba imponer el sentido común muy por encima de los afectuosos sentimientos que lograban debilitarme, aunque no solía conseguirlo.

-Sólo te tengo a ti-farfulló en un endeble murmullo que logró brotar de su garganta a la vez que de sus grandes ojos marrones sobresalían varias lágrimas más.

Ni siquiera me molesté en visualizar su descompuesto rostro. Lo había contemplado demasiadas veces. Durante toda mi vida había luchado por lograr ser algo más de lo que mi madre realmente deseaba que fuese y no iba a malgastar el tiempo intentando resolver cada unos de los problemas en los que, cada vez con más frecuencia, se inmiscuía. Sólo tenía diecinueve años y había visto ya suficiente para toda una vida. Estaba harta.

-Si no me ayudas me matarán-balbuceó nerviosamente consiguiendo que mis indecisos ojos se posaran en ella, que no cesaba su llanto.

-¿De qué hablas?-pregunté con un deje de histeria en mi inestable voz.

-Estoy metida en algo...Creí que podría dejarlo-comentó esta vez sin mirarme mientras se tocaba frenéticamente las manos-Juro que creí que podría-murmuró finalmente tras haberse limpiado con el sucio pañuelo que portaba entre sus manos las gruesas lágrimas que había derramado.

-No quiero saberlo-dije tras algunos minutos de silencio en los que ambas nos dedicamos a desviar nuestras miradas hacia algún punto muerto.

En aquel preciso instante fue cuando comprendí cuan desesperada estaba mi madre. Me observó con sus rojizos e inflamados ojos intentando articular palabra, cosa que en un principio no logró. Sin previo aviso, se lanzó sobre mí. Sus delgados brazos me rodearon con desespero. Temblaba escandalosamente. Sus cálidas lágrimas comenzaron a humedecer el jersey que entonces vestía a la vez que sus sibilantes palabras plagadas de dolor se incrustaban en mis tímpanos.

-Por favor...Te necesito-repetía reiteradamente esperando mi respuesta.

No sabía qué debía hacer. Si hubiese sido ligeramente más egoísta, le hubiese negado mi ayuda a una mujer cuya única pretensión en la vida había sido, era y sería en un futuro que quizá no fuese lo suficientemente largo, destrozar su existencia y la de aquellos que le rodeaban. Por esa misma razón a penas teníamos parientes que se prestasen para auxiliarnos.

-¿Qué necesitas?-inquirí en un vacilante susurro que no estaba segura haber debido pronunciar.

-Gracias, muchas gracias-agradeció besando una y otra vez mi tenso rostro seguramente pálido.

Se alejó lentamente de mí con una tenue sonrisa pintada en su rostro a la vez que intentaba limpiar el rastro de rímel esparcido alrededor de sus acuosos ojos.

-Dos mil ochocientas libras-rumió aceleradamente volviendo a desviar la vista de mi rostro ahora descompuesto ante el asombro.

-¿Qué?-pregunté en un débil balbuceo.

-Sé que es mucho, pero...

-Yo no tengo ese dinero-alegué totalmente confusa ante la petición de mi madre-Y tu lo sabes-declaré perpleja.

Percibí en los ojos de Alicia un brillo de esperanza que logró ocasionar un leve estremecimiento en mí. Inmediatamente supe que ella ya había llegado a esa conclusión y que había hallado una solución posible para el problema que acababa de plantearme.

-¡Ni lo sueñes!-grité completamente furiosa al averiguar lo que aquella egoísta mujer había ideado.

-Es la única solución-aseguró temiendo que yo no cambiase mi parecer-¡Necesito ese dinero!

-¡¿Y yo qué?!-vociferé fuera de mí.

Ese dinero era mío. No tenía derecho a quitármelo, no podía exigirme algo parecido.

-Cariño, podrás conseguir otra beca el año que viene-intentó razonar.

-¡Tú no tienes ni idea!-bramé con rabia-¡No tienes idea del sacrificio que supone conseguirla!

Durante años había luchado por sacar las mejores calificaciones. Había dejado apartada mi vida social para dedicame en cuerpo y alma a los estudios porque sabía que era la única manera en la que podría llegar a hacer lo que deseaba. Había pasado noches en vela estudiando mientras ella se largaba de copas con los amigos hasta altas horas de la madrugada. No era justo. No iba a permitir que en un sólo día destrozase la vida que con tanto esfuerzo había construido.

-Me buscan desde hace meses-explicó con temor desviando una milésima de segundo la vista hacia la ventana para visualizar el exterior-Si me encuentran...

-No me importa-mentí en el instante en el que mis ojos volvían a empañarse.

Alicia me contempló durante unos breves segundos antes de alzarse furiosamente de mi cama y marcharse de mi cuarto cerrando la puerta con un violento portazo que resonó en toda la casa. Sentí remordimientos inmediatamente tras su marcha. Cerré con fuerza los ojos a la vez que me mordía el labio inferior con rabia, del cual empezó a brotar un leve hilo de sangre que trazó un rápido recorrido por mi mentón. Intentaba reprimir las ganas de llorar que sentía sabiendo que una vez empezase no podría parar hasta que no quedase en mi cuerpo más agua que poder expulsar. Tras algunos pocos minutos de calma, dirigí lentamente la vista tras de mí esperando encontrar a Garfield. Contemplé con asombro que no se hallaba en el lugar en el que le había colocado y, aceleradamente, paseé mi acongojada mirada por la menuda habitación en la que me hallaba.

-¿Garfield?-llamé al no atinarle en el lugar.

Me alcé de la cama buscando una y otra vez por el cuarto algún rastro del felino. Abrí el armario esperando encontrar al minino en el interior, pero ni rastro de él. Miré bajo la cama y bajo el grueso edredón obteniendo el mismo resultado.

-Garfield, no es un buen momento para jueguecitos-aseguré empezando a alterarme ante la súbita desaparición de mi única compañía.

Salí del cuarto apresuradamente y recorrí gran parte de la casa sin cruzarme, afortunadamente, ni una sola vez con mi madre. Estaba a punto de darme por vencida cuando escuché su característico maullido proveniente del exterior. Crucé aceleradamente la puerta que daba al jardín delantero encontrando allí, sobre el muro enladrillado que cercaba la casa, al menudo gato canela que tan rápidamente había aprendido a estimar. Suspiré con tranquilidad cuando sus deslumbrantes ojos se posaron sobre mí.

-No deberías estar aquí-le reprendí sin utilizar dureza alguna en mis palabras-Si Alicia descubre que estás aquí...-murmuré justo en el instante en el que el felino erizaba el bello de su lomo y enseñaba sus afilados dientes mostrando su agresividad.

En un principio creí que aquel acto de carácter belicoso iba dirigido a mí, aunque rápidamente comprendí que no era en absoluto lo que en un inicio había pensado. Ante mí, a unos diez metros de distancia, pude avistar la figura de una mujer. Su largo cabello rubio abordaba gran parte de su esbelta figura. Me contemplaba con sus fascinantes ojos azul turquesa mostrando claramente la aversión que sentía por mí. Jamás me habían analizado de ese modo tan descarado y la verdad es que no me sentí en absoluto cómoda durante los pocos minutos que permanecí ante su hostil mirada.

-Vamos Garfield. Debemos volver dentro-dije acercándome al irritado animal-Hace frío-murmuré en el instante en el que agarraba al minino, que no apartó su enervada mirada de aquella alta y hermosa mujer que seguía observándome.

Pude observar la manera en la que sonrió instantes antes de que penetrase en el interior de la casa junto a mi mascota y sentí una repentina cólera invadir todo mi cuerpo. No se había tratado de una sonrisa amistosa, sino claramente burlesca.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Lover of a vampire of gray eyes   

Volver arriba Ir abajo
 
Lover of a vampire of gray eyes
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Vampire Knight Guilty [Fandub Latino] - Fandubs de Chuy!
» Vampire hunter D - doblaje
» Vampire Knight - es Zero un vampiro?
» Hidden Arsenal 5 y Galaxy-Eyes Photon Dragon Tin
» Vampire Knight - 01 [Disponible tambien en tu.tv!]

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
HARRYFICS  :: FANFICS DE HARRY POTTER :: FICS QUE NO CORRESPONDEN AL MUNDO HARRY POTTER PERO SE BASAN EN EL MUNDO FANTÁSTICO-
Cambiar a: